erlenbacher recibe el premio Grünes Band a la sostenibilidad

Babette Schmidt, Directora de Comunicación (iz.), y Gabriele Nolte, directora comercial para Alemania, Austria y Suiza, recogen el premio para erlenbacher backwaren GmbH.
Babette Schmidt, Directora de Comunicación (iz.), y Gabriele Nolte, directora comercial para Alemania, Austria y Suiza, recogen el premio para erlenbacher backwaren GmbH.

La empresa alemana de tartas congeladas premium erlenbacher backwaren GmbH, con sede en la localidad de Groß-Gerau, ha recibido el premio ‘Grünes Band’ (cinta verde) a la sostenibilidad en la categoría de comercio justo por su proyecto ‘Farm to Fork’ (del huerto a la mesa).

Desde hace muchos años, erlenbacher mantiene la sostenibilidad como parte de su cultura empresarial y estrategia de calidad. Desde el control y la dirección de la cadena de suministro hasta el desarrollo de asociaciones estratégicas, los temas y objetivos de la sostenibilidad, tanto en los suministros como en el resto de ámbitos de la empresa, son parte integrante de un plan maestro de operaciones

Ya en el año 2010, erlenbacher backwaren GmbH se adhirió a la red de socios del Centro de Administración Sostenible de Empresas (ZNU) y se sometió a un análisis de sostenibilidad. Se definieron los puntos de partida y se concretaron los objetivos de sostenibilidad. Desde 2015 erlenbacher es el primer productor de pastelería congelada con certificación según la norma ZNU Economía Sostenible en Alimentación.

Del huerto a la mesa (‘From Farm to Fork’): la sostenibilidad para erlenbacher comienza en el mismo cultivo. Por eso se ha intensificado la cooperación con los agricultores de todo el mundo. El objetivo de esta medida es capacitar en los países de origen de la fruta, en colaboración con los agricultores y productores, a todo el personal – a ser posible desde los recolectores en el campo hasta los trabajadores en los centros de embalaje. Para esto se han confeccionado carteles, soportes plegables y materiales didácticos en seis idiomas.

erlenbacher presentó su candidatura al premio a la sostenibilidad ‘Grünes Band 2018’ en la categoría comercio justo con su proyecto ‘Farm to Fork’, usando las fresas de Marruecos como ejemplo. Hay otros proyectos en campos de fresa peruanos o en las plantaciones de frambuesa chilenas. El objetivo prioritario es analizar sobre el terreno los procedimientos de los agricultores con respecto a la higiene, el uso de pesticidas y fertilizantes, y la seguridad en el trabajo en estos países, así como concienciar sobre estos temas tan delicados y estimular procesos de aprendizaje al respecto.

El Premio ‘Grünes Band’ a la sostenibilidad es un reconocimiento votado por los lectores de dos revistas especializadas del sector foodservice en Alemania. Este año, ya se otorga por cuarta vez. Las revistas ‘Hotellerie & Gastronomie’ y ‘gv-Kompakt’ de la editorial Huss-Medien crearon este premio porque, según su criterio, la sostenibilidad en hotelería, restauración organizada y restauración colectiva tiene cada vez más importancia.