El concurso para la adjudicación de la restauración del Port Olímpic de Barcelona se abrirá a finales de septiembre

Cocinas de calidad, diversas y con carácter barcelonés en un entorno incomparable. Estos son los principales atributos que definirán el ‘Balcón Gastronómico’, el espacio de restauración que el Port Olímpic de Barcelona estrenará a finales del verano de 2024. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la empresa municipal Barcelona de Serveis Municipals, invertirá 15,9 millones de euros en el proyecto.

En total, se prevé actuar sobre una superficie de más de 24.000 m2. Las obras se iniciarán a principios del próximo año y estarán listas el verano de 2024, coincidiendo con la celebración de la Copa América de Vela en la ciudad.

Once restaurantes y tres espacios gourmet harán del Port Olímpic un nuevo referente de la gastronomía de la ciudad, y conformarán un polo de restauración singular y pensado para reconectar con el mar.

El nuevo modelo de restauración se basa en establecimientos que apuesten por la alimentación saludable y sostenible, y que ofrezcan propuestas complementarias, que vayan desde la cocina de mercado hasta la vanguardia culinaria con el objetivo de llegar a un público local de perfil amplio y diverso. Todo ello permitirá hacer del Port Olímpic un nuevo entorno emblemático diseñado para disfrutar del litoral barcelonés a través de una muestra representativa de la mejor gastronomía de la ciudad.

La elección de los futuros restauradores se realizará a través de un concurso público que se iniciará a finales de este mes de septiembre, tendrá en cuenta cuestiones como la calidad y el estilo de cocina y producto, así como las propuestas de diseño y ambiente de los locales, y las medidas de sostenibilidad introducidas, entre otros aspectos.

El Port Olímpic, un paseo gastronómico que mira al mar

port olimpic 1 - El concurso para la adjudicación de la restauración del Port Olímpic de Barcelona se abrirá a finales de septiembreEl ‘Balcón Gastronómico’ va más allá de sumar catorce propuestas gastronómicas. Implica crear un espacio singular, único y coherente. Para ello, el Port Olímpic redibujará por completo su fisonomía para ofrecer una experiencia innovadora basada en una arquitectura moderna, integrada en el entorno y que transmite dinamismo y seguridad.

La luz y la transparencia serán dos elementos protagonistas en la definición de los espacios interiores de estos nuevos restaurantes, donde materiales como el vidrio facilitarán la comunicación visual con el mar y la actividad portuaria. Además, los locales situados en el nivel superior se ubicarán en un voladizo sobre el mar, mirando a la playa de la Nova Icària, incrementando aún más la sensación de apertura y proximidad al litoral.

La reforma del espacio exterior seguirá una premisa fundamental: crear un entorno sin obstáculos que favorezca el paseo hasta la orilla del Mediterráneo. Para ello, se han previsto diferentes actuaciones que mejorarán el diálogo entre el Puerto Olímpico, la playa y la ciudad. Así, el nuevo ‘Balcón Gastronómico’ dispondrá de una conexión directa con la playa de la Nova Icària, y tres ejes verticales equipados con escaleras y ascensores que mejorarán la conexión de todos los ámbitos del Port Olímpic con la ciudad. Además, se construirán zonas de estancia y miradores que invitarán a relajarse, sentarse y disfrutar de sus vistas.

Un espacio sostenible comprometido con la ciudadanía

La sostenibilidad es uno de los ejes estratégicos de toda la transformación del Port Olímpic. Tanto es así que para potenciar el ahorro energético de las futuras instalaciones del ‘Balcón Gastronómico’ y adaptarlas a la emergencia climática, se colocarán cuatro grandes pérgolas fotovoltaicas que, además de generar energía de origen renovable, proporcionarán espacios de sombra que favorecerán el bienestar de los usuarios y usuarias.

por olimpic 3

En concreto, se instalarán más de 1.600 módulos fotovoltaicos con una potencia de 650 kw y capacidad para generar 890.000 kw anuales de electricidad. Esto equivale al consumo eléctrico anual de 250 hogares. La electricidad generada con estas cuatro grandes placas fotovoltaicas la aprovechará el Port Olímpic y, en un futuro, podría abastecer a otros consumidores del entorno.

En coherencia con esta apuesta sostenible, los cuatro restaurantes del nivel superior del muelle tendrán cubiertas verdes. Estos elementos bioclimáticos, además de naturalizar el entorno y potenciar la biodiversidad, proporcionarán aislamiento térmico y acústico a los locales.

En esta nueva etapa, el Port Olímpic quiere ser un espacio comprometido con la ciudadanía en la que convivan, bajo criterios de sostenibilidad, la náutica con la generación de actividad económica, principalmente vinculada al mar, la economía azul y la restauración.

¡Más novedades del sector hostelero aquí!

Imágenes cedidas: Port Olímpic/ Tinkle