Ichikoro Tokyo, el ramen más puro llega a Madrid

La calle Echegaray, referente de la cocina japonesa en la capital desde hace 40 años, cuenta desde el pasado septiembre con la primera embajada europea de esta cadena de restaurantes de ramen que triunfa en Tokio.

Javier Mesa

Toshio Matsushima, empresario responsable de la implantación de Ichikoro en Europa. Foto: © Javier Mesa / Restauración News
Toshio Matsushima, empresario responsable de la implantación de Ichikoro en Europa. Foto: © Javier Mesa / Restauración News

El inicio del curso el pasado mes de septiembre trajo a la céntrica calle Echegaray de Madrid un nuevo inquilino hostelero de origen japonés a esta vía marcada desde hace años en los negocios de origen nipón. Se trataba de Ichikoro Madrid, un pequeño restaurante especializado en el ramen, recetas basadas en los tallarines con caldo que están más de moda entre los japoneses desde hace tiempo y que en nuestro país cuentan ya con una legión de seguidores.

Al frente del negocio se encuentra Toshio Matsushima, un hombre de negocios japonés que viajó a la capital por primera vez en 1981 y desde entonces la ha visitado y vivido en ella de manera intermitente a lo largo de su carrera profesional. Por su conocimiento del mercado europeo, especialmente del español, los dueños de la cadena de restauración Ichikoro de Tokio, con más de 40 locales en Japón, recurrieron a él para iniciar su expansión internacional. El Sr. Matsushima, afincado desde hace cuatro años en Madrid, entre otros negocios, ejerce como asesor de empresas niponas interesadas en operar en Europa y compañías del viejo continente que quieren entrar en su país natal. Cuando recibió la llamada de los responsables de Ichikoro, que factura aproximadamente 50 millones de euros al año, no tuvo dudas, “tenían que empezar por España y Madrid, pero conmigo como socio”.

De esta manera, tras contratar a un cocinero japonés con experiencia en la cocina española y que acudió a Ichikoro Tokyo para empaparse de todo el know how de la cadena durante medio año, el pasado 8 de septiembre abría sus puertas el primer local de Ichikoro en nuestro país, “con un capital social totalmente independiente de la casa matriz de Japón, pero con la licencia de la marca y la receta de los ramen”.

Tres de las diferentes propuestas de ramen de Ichikoro Tokyo en Madrid.
Tres de las diferentes propuestas de ramen de Ichikoro Tokyo en Madrid.

La autenticidad que quieren conseguir los impulsores de la marca en España es algo fundamental, recalca Matsushima. “Para las empresas japonesas es un desafío muy interesante expandir la autenticidad de la gastronomía japonesa fuera de Japón. Sobre todo en España, porque aparte de mi fuerte vinculación personal con el país (aquí conocí a mi esposa en 1981), hay muchos aspectos similares entre nuestros países a la hora de comer. Ambos comemos mucho pescado y consumimos de forma muy similar otros muchos productos del mar como ostras, almejas, pulpo, cambas o cangrejos… La comida juega un papel muy importante en la vida de los japoneses. Viajamos con un objetivo gastronómico; por ejemplo, en esta época del año en Kioto hay muy buenas setas y viajamos a un sitio muy concreto de la zona a comerlas. Organizamos nuestra vida en función de la gastronomía y esto no se ve en todos los países, pero en España sí. Por eso sentimos mucha proximidad entre las gastronomías y las culturas culinarias de ambos países”.

Esa conexión hace que el local de Ichikoro en Madrid recurra a proveedores nacionales a la hora de preparar sus recetas, salvo en el caso de los fideos o tallarines, que se fabrican en exclusiva para la marca en Japón y se traen directamente desde allí. Para ello cuentan con el visto bueno personal del propietario de la marca, que según el Sr. Matushima “nos ha visitado y asegurado que la experiencia de sabor es la misma que en Tokio… en incluso, que ¡las gyozas saben mejor en Madrid!”.

Así que, con materia prima española y autenticidad y técnica japonesa, el restaurante ofrece una corta pero intensa carta de ramen con sus diferentes especialidades: Mazesoba, ramen seco con un poco de sopa y aceite al que se le pueden añadir otros ingredientes como huevo o  verduras); Tantan-men, ramen con salsa picante y una mezcla de 18 ingredientes diferentes que van desde la carne de cerdo picada, al miso o el rayu (aceite de chili hecho de pimiento chile, cebolla y ajo); y Tsukemen, donde los fideos se sirven por separado para sumergirlos con los palillos en un caldo espeso. A los platos estrella se suman entrantes como las conocidas gyozas (empanadillas rellenas), buta no kakuni (carne de cerdo guisada con un toque de naranja), tataki de solomillo o korokke (una croqueta japonesa de patata y carne picada).

Y aunque no lo han publicitado con mucho ahínco de momento, los planes de Ichikoro pasan por una expansión de doble vía, “con inversión propia y a través de un sistema de franquicia cuyo sistema está ya en fase de desarrollo”, señala Matsushima; “creemos que hay espacio en España para al menos 20 locales de Ichikoro Ramen de aquí a cinco años. De momento, queremos que se conozca esta marca de calidad y autenticidad japonesa en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia para, posteriormente, saltar a países como Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido”.

Imagen del interior del restaurante.
Imagen del interior del restaurante.