Woki Playa renueva su oferta en la Barceloneta

Woki Playa presenta un interiorismo renovado.
Woki Playa presenta un interiorismo renovado.

Hace una década, entre restaurantes marineros, se instaló en la Barceloneta un local con una propuesta gastronómica novedosa: woks a modo take away. Woki Playa abría sus puertas y se postulaba como uno de los primeros establecimientos de la ciudad, impulsado por Tribu Woki, en ofrecer este plato de raíces asiáticas en un modo de consumo para llevar.

Desde entonces, Woki Playa se ha convertido en un referente en la Barceloneta con un horario de cocina ininte­rrumpido y su aire de chiringuito moderno que ahora renueva su interiorismo y una carta que incluye nuevas propuestas acordes con las tendencias actuales.

El espíritu, sin embargo, sigue siendo el de ofrecer una cocina desenfadada de nivel y a precios asequibles, para todos los gustos, que se puede disfrutar tanto en la terraza como en el interior del estableci­miento.

La gran novedad y especialidad de la casa son las brasas con las que se pueden degustar desde una cola de rape a la donostiarra hasta pez mantequilla, arroz con ma­riscos, presa ibérica o entrecot ecológico.

En la carta también encontramos platillos y tapas tradicionales que se fusionan con productos y técnicas de todo el mundo, como las patatas bravas con chipotle, los nachos con guacamole pico de gallo, las croquetas, los calamares a la andaluza, los boquerones fritos, el provolone a la brasa, los mejillones al curry verde a la brasa o el ceviche de corvina con boniato, maíz y chips de yuca, entre otros. El comensal puede elegir, además, entre una amplia variedad de ensaladas elaboradas en gran parte con productos ecológicos o bien decantarse por una de las hamburguesas preparadas con carne bio (incluyendo opción vegana).

No faltan los clásicos woks: el malayo (con arroz blanco, curry verde, ternera bio, brotes de soja y cacahuetes), el japo (con fideos de huevo, pollo, mix de verduras y salsa teriyaki), el thai (con fideos de arroz, langostinos, curry rojo, brotes de soja y leche de coco) o el vegetariano con mix de verduras, tofu, cacahuete picado y salsa de soja. El apartado de los postres se completa con helados ecológicos, cheesecake, lemon pie y brownie.

Finalmente, otra gran apuesta del Woki Playa es su bar de cócteles donde Paolo Antonino Arrigo elabora más de una veintena de combinados diferentes propios y otros inspirados en la coctelería internacional más clásica como son el pisco sour, la caipirinha, el old fashioned, o el mojito, entre otros. Entre los cócteles de la casa destacan, por su parte, el Woki Mule (Vodka con té verde de jazmin, miel de flores, lima, ginger beer y perfume de cardamomo); La Piña Eco Lada (ron macerado, en hojas de salvia, leche de coco, piña fresca, sirope de agave y pimienta rosa); el Tribu Zombie (Ron blanco y añejo, licor de plátano, mix de fruta de la pasión, lima y piña caramelizada) y el Divina Mandarina (Gin, licor de jengibre, coulis de mandarina, sirope casero de tomillo y lima) serán algunas estrellas de la carta. También hay combinados sin alcohol.