BCC y Mugaritz colaborarán con Adriá en Bulli Foundation

Acuerdo Bullilab y BCC.
Ferran Adriá y Joxe Mari Aizega, director general del BCC .

El Basque Culinary Center (BCC) de San Sebastián y el restaurante Mugaritz de Andoni Luis Aduriz, han firmado un acuerdo con Ferran Adriá para colaborar con Bulli Foundation.

Este convenio se prolongará durante tres años con el objetivo de colaborar en el desarrollo de los proyectos Bullipedia y Sapiens, dos de las iniciativas que se enmarcan en el proyecto BulliLab. Se trata de proyectos de desarrollo de conocimiento en torno a la historia de la alimentación, productos, técnicas culinarias, la relación de la gastronomía con otras disciplinas y que permitirá la publicación de numerosos libros, webs específicas y aplicaciones, así como la decodificación del genoma de la gastronomía, entre otros elementos. Un gran proyecto en el que está volcado Ferrán Adriá y en el que se invertirán 20 millones de euros durante los diez años en los que se desarrollará.

Bullipedia es, en definitiva, una gran enciclopedia sobre la historia de la gastronomía con contenidos de distintos formatos que se desarrollará en varios idiomas, mientas que Sapiens es una metodología para investigar disciplinas y conocer sus procesos. Como consecuencia de este proyecto, los 40 trabajadores de BulliLab y, a partir de ahora, los profesores, investigadores y alumnos del BBC decodificarán el proceso creativo gastronómico. Además, los estudiantes podrán realizar prácticas, proyectos y formar parte de un Club de investigación Bullipedia.

Ferran Adriá ha destacado la importancia de BCC en el proyecto, ya que otorgará un sello académico y de investigación universitaria. “No hay libros ni herramientas que muestren la evolución de la historia de la gastronomía desde un punto de vista académico porque no ha habido investigación que es lo que partir de ahora aportará Basque Culinary Center”, afirma el chef catalán.

Por su parte, Joxe Mari Aizega, director general del BCC reafirma la voluntad de la entidad, como centro de referencia en la formación universitaria, investigación e innovación en gastronomía, de contribuir en el desarrollo de un proyecto pionero en el conocimiento gastronómico.

Adriá decidió convertir su restaurante en una fundación en 2013 para llevar adelante nuevos proyectos rompedores relacionados con la gastronomía y convertirlo en lo que hoy es Bulli Foundation. En ese momento, empezó a construir la iniciativa BulliLab que él mismo define como “un espacio para comer conocimiento y alimentar las creatividades. Una plataforma para compartir el conocimiento con el objetivo de crear”.