El sector de las bebidas espirituosas cae más del 30% en 2020

El consumo de bebidas espirituosas ha disminuido considerablemente debido al cierre de la hostelería y posteriores restricciones, así como a la pérdida de 64,5 millones de turistas. Esto lo ha convertido en el sector de bebidas que más ha sufrido, con caídas de consumo de entre el 30% y el 50% (en algunos casos incluso hasta el 80%). Hablando de términos absolutos, el sector de las bebidas espirituosas ha experimentado una caída del 33% del volumen en ventas. 

Tras el último informe económico del sector, el director de la Federación Española de Bebidas Espirituosas, Bosco Torremocha, ha hecho balance y ha expuesto lo que el año 2020 ha supuesto para el mercado de las bebidas espirituosas en nuestro país. 

Un año marcado por la desolación, el orgullo y la esperanza 

Para el director de Espirituosos España, el 2020 ha estado marcado por tres emociones principales: la desolación por lo que la pandemia ha supuesto para el sector, el orgullo por pertenecer a una industria que ha sabido dar lo mejor de sí y la esperanza compartida por que esto acabe pronto y tenga el menor impacto posible. 

La industria de fabricantes de bebidas alcohólicas. Foto: Adam Wilson / Unsplash
Foto: Adam Wilson / Unsplash

Torremocha ha querido recordar con emoción y agradecimiento a todas aquellas empresas que en los primeros momentos del confinamiento cambiaron las líneas de producción y convirtieron sus empresas en fábricas de alcohol sanitario e hidrogel, haciendo donaciones altruistas en aquellos días de desconcierto.

A pesar del impacto en las cuentas, la Federación ha seguido poniendo el foco en mantener la actividad económica, en generar empleo y en mantener su compromiso y responsabilidad social, promoviendo el consumo responsable y la prevención del consumo de bebidas espirituosas por parte de las personas menores de edad. 

Aumentan las ventas en alimentación, pero no compensan las pérdidas 

Para las bebidas espirituosas la hostelería siempre ha sido el principal canal de venta, pero con el cierre de la hostelería y las grandes restricciones en el sector, todo esto ha cambiado. Los datos más recientes revelan que se han dejado de poner en el mercado más de 67 millones de litros de bebidas espirituosas, lo que supone una de cada tres consumiciones

Cocktail molecular
Foto: Platea.

En el contexto actual de crisis sanitaria, los canales se han dado la vuelta, aumentando así las ventas en alimentación. Si antes el porcentaje de ventas a Horeca y Alimentación estaba repartido en un 63-37%, ahora el sector de la Hostelería representa sólo el 37% de la venta. Eso sí, aunque esta variación en los canales de venta haya aumentado las ventas en Alimentación, lo cierto es que en ningún caso se han visto compensadas las pérdidas de la Hostelería, que en los años anteriores venían representando para la mayor parte de las empresas la venta de 7 de cada 10 botellas.

Las bebidas espirituosas suponen el 3% del volumen total de bebidas alcohólicas que se consumen en nuestro país y son, además, las que mayor impacto han sufrido. Comparando el porcentaje de variación de ventas de bebidas alcohólicas del 2020 respecto al año 2019, mientras que la cerveza ha disminuido un 12% y el vino un 18%, el porcentaje de variación de ventas de las bebidas espirituosas es el triple: un 33%

La crisis reduce los índices de exportación de bebidas espirituosas

Según la evolución de ventas de bebidas espirituosas en los últimos años, desde el 2014 las ventas en el sector habían experimentado grandes subidas, situando al sector en una muy buena posición. Sin embargo, la llegada de la crisis sanitaria ha supuesto una gran bajada. “Las crisis nos afectan de manera especialmente significativa por la dependencia que el sector tiene a la hostelería y al turismo”, indica Torremocha. Además, cuando la crisis es internacional, el impacto es aún mayor. 

La exportación de bebidas espirituosas llevaba marcando récords año tras año, situándose por encima de la tasa media de exportación de la Unión Europea. Sin embargo, la llegada de la pandemia ha supuesto que solo el 19% de la produccion nacional de bebidas espirituosas en 2020 se destinara a la exportación. Dos de los principales mercados internacionales del sector, Filipinas y México, se han visto gravemente afectados por la crisis sanitaria y esto ha motivado que las exportaciones de bebidas espirituosas hayan descendido en un 21,4% en volumen y 172 millones de euros en valor

Una mirada de esperanza hacia el futuro 

El sector espera que el año 2021 sea un año de transición en el que a partir del segundo semestre se empiecen a ver números positivos que aumenten el optimismo dentro de un sector cuya mayor parte de las empresas están luchando por su subsistencia. Las mayores expectativas están puestas para el año 2022, en el que se iniciará una recuperación basada en la reapertura del ocio y espectáculos, y en la vuelta del turismo

AlcoholPara esta recuperación prevista en el año 2022 es imprescindible que los Fondos Next Generation de la Unión Europea se utilicen adecuadamente y se posibilite que lleguen a la economía real de las empresas dentro del sector. 

Para este verano, Bosco Torremocha reconoce que “las cifras van a ser muy distintas a campañas de verano anteriores porque no tenemos cifras de turismo que sean comparables”. Además, todo depende de la gestión sanitaria y el ritmo de vacunación de nuestro país. Desde la Federación piensan que el verano de 2021 será mejor que el anterior, pero quedará todavía muy lejos de los datos de años anteriores.