Puy du Fou propone una ruta gastronómica histórica única

por Clara Román

El parque temático Puy du Fou, ubicado en Toledo, no es un parque temático como los demás. Hace tres años que este concepto, basado en el original Puy du Fou de Francia, llegó a España para convertirse en un espacio de representación de la historia de nuestro país a través de grandiosos espectáculos y una puesta en escena excepcional.

ruta gastronomica Puy du Fou
Foto:; Puy du Fou.

En Puy du Fou no existe el cartón piedra, todo es real y único, y gracias a esta autenticidad consigue transportar al visitante a diferentes épocas de la historia de España a través de sus espectáculos diurnos y nocturnos.

Esta dedicación y esfuerzo por crear una experiencia única, también está presente en la oferta de restauración, que resulta uno de los aspectos que le hacen destacar por encima de otros parques temáticos.

Una cuidada y selecta oferta gastronómica

De esta manera, la restauración es un pilar fundamental de Puy du Fou España, y prueba de ello es el equipo de más de 300 personas dedicado al área de hostelería. Su hoja de ruta cuenta con 23 espacios gastronómicos repartidos por toda la finca, en la que se apuesta por los productos locales y la recuperación de los sabores manchegos más tradicionales.

La hospederia de Santiago Puy du Fou
La hospedería de Santiago. Foto;: Puy du Fou.

Alberto Avilés, con experiencia en los fogones de Coque y el Teatro Real, es el responsable de este milagro culinario. Avilés confiesa que, aunque la parte gastronómica cobra un peso muy importante en el negocio de Puy de Fou, “lo más importante es el cliente y por eso permitimos a la gente traer su propia comida para que lo consuman en los espacios habilitados para ello”.

Esta es una característica que también le diferencia de otros parques temáticos, no obstante, lo cierto es que el porcentaje del público que opta por esta opción es muy bajo, de tan sólo un 10%.

Este porcentaje tan minoritario encuentra su explicación en la variedad de gastronomías que ofrece Puy du Fou, accesible para todo tipo de momentos y bolsillos. Desde el equipo de restauración del parque proponen una completa ruta gastronómica en la que el comensal podrá degustar los mejores productos de la tierra manchega, como el vino de La Guardia, el aceite de Mascaraque, los quesos de Guadamur, dulces del obrador de Santo Tomé o la cerveza Domus, entre muchos otros.

Viajar al pasado a través del paladar

El Buen Yantar Puy du Fou
El Buen Yantar. Foto: Puy du Fou.

Esta ruta comienza con unas tapas en la taberna del Sefardí, ubicada a los pies de la gran muralla del parque, en la zona conocida como La Puebla Real.

Se trata de una construcción típicamente judía, lo que se deduce gracias al Mezuzá – el pergamino – que recibe a los comensales con un mensaje de bienvenida que pide la protección de Yahveh. En esta acogedora taberna la oferta gastronómica se basa en tostas y encurtidos que se elaboran y aliñan in situ. Los hay de salmón, pollo o presa cocinada a baja temperatura.

Otra parada obligatoria dentro de La Puebla Real es el restaurante El Buen Yantar, un mesón al uso, que cuenta con sala y terraza.

En El Buen Yantar el comensal podrá disfrutar de platos clásicos de la gastronomía española, como el salmorejo; la ensalada de perdiz en escabeche de zanahoria, cebolla encurtida en limón y manzana verde; el guiso de presa y setas; o el típico asado de cordero en horno de leña.

El Buen Yantar Puy du Fou
El Buen Yantar. Foto: Puy du Fou.

La decoración e interiorismo del restaurante respeta al completo la época histórica que representa.

Tanto es así, que Alberto Avilés explica: “Si queremos cambiar algo de la cocina, siempre nos visita el equipo de atrezzo para hacer los cambios estéticos necesarios para que no se pierda la esencia del lugar, está todo pensado al detalle”.

En este espacio se realizan también muchos eventos de empresas o privados, como bodas o comuniones, ya que la parte de organización de eventos es un área del negocio que está en pleno desarrollo.

Una ruta que visita la historia de España desde distintos puntos de vista

El siguiente espacio de restauración que merece un hueco en esta ruta gastronómica es El Asador de Isidro, que hace referencia a San Isidro Labrador y es todo un homenaje al campo y a los agricultores.

Qusería Puy du Fou
Quesería. Foto: Puy du Fou.

La especialidad que ofrece son los pollos a la parrilla, un plato que se completa con la oferta de la quesería de María, mujer de Isidro, que propone una tabla de quesos de diferentes variedades: semicurado, curado, al romero, de Mahón o Idiazábal.

Para terminar la ruta y despedirse por todo lo alto del día en Puy du Fou, hay que acercarse a El Askar Andalusí. Este espacio está ambientado en la Batalla de Simancas y rememora el campamento militar del gran califa Abderramán en plena meseta castellana, representando así la España andalusí.

En la terraza exterior del Mezze de Ziryab se puede degustar un té moruno, caliente o frío, con hierbabuena y canela. Este se acompaña de un surtido de dulces árabes, elaborados con almendras, azúcar y almizcle, y un refrescante sorbete de lima limón. Desde su privilegiada ubicación el visitante podrá disfrutar de las vistas de los Montes de Toledo.

El Mezze de Ziryab Puy du Fou
El Mezzé de Ziryab. Foto: Puy du Fou.

Puy du Fou se expandirá en los próximos años

Esta propuesta de ruta gastronómica que nos ofrecen desde Puy du Fou es solo una pequeña muestra de todo lo que el parque ofrece a través de sus 23 espacios gastronómicos. Una oferta que está destinada a seguir creciendo, igual que el parque.

Actualmente Puy du Fou propone a sus visitantes un total de ocho espectáculos. Entre estos destacan El Último Cantar, que cuenta la vida del Cid Campeador; Allende La Mar Océana, un espectáculo inversivo sobre el viaje de Colón; A Pluma y Espada, sobre Lope de Vega; y el espectáculo nocturno de El Sueño de Toledo, que deja sin palabras a todo aquel que va a verlo.

La idea de expansión del parque es crear cada año un nuevo espectáculo y al siguiente un nuevo espacio dentro del parque. El objetivo es alcanzar tal magnitud que sea necesario pasar varios días en el parque para verlo y disfrutarlo en profundidad.

El año pasado los espectáculos de Puy du Fou tenían un aforo del 30% debido a las restricciones por el Covid-19, y aun así lo visitaron unas 600.000 personas. Para este 2022 la previsión era de unos 800.000 visitantes, una cifra que desde Puy du Fou están seguros que van a superar.

¡Más noticias sobre el sector de la restauración aquí!