Jaime Martínez de Velasco, CEO de Cuyna: “En 2023 queremos llegar a Italia y Portugal”.

por Clara Román

Como todos los buenos proyectos, Cuyna, el operador digital multimarca de restauración, nació con un propósito y unas bases muy bien definidas. Para conocer en profundidad la actividad de sus dark kitchens y los planes de futuro de la compañía, hemos hablado con Jaime Martínez de Velasco, cofundador y CEO de Cuyna.

Jaime Martínez de Velasco, CEO CUYNA
Jaime Martínez de Velasco, CEO Cuyna.

Este mes de septiembre la compañía cumple dos años, ya que su origen se remonta a septiembre de 2020, en plena pandemia y después de que el servicio a domicilio comenzara a ganar importancia en el sector de la restauración.

Cuyna supo aprovechar este impulso del delivery para ofrecer su servicio como operador digital multimarca y cumplir así con su propósito: ser intermediario entre el restaurante y el cliente.

Así lo explica Jaime Martínez de Velasco: “Queremos ayudar a los restauradores a expandirse a nuevas geografías y poder ofrecer a todo el mundo las mejores marcas de otras ciudades y barrios”.

Un negocio basado en el delivery

En un contexto actual en el que los clientes vuelven a visitar los restaurantes y todo es muy diferente respecto a septiembre de 2020, cabe preguntarse: ¿hay cabida para este tipo de negocios de dark kitchens basados exclusivamente en el delivery?

Dark kitchens Delivery
Foto: Unsplash. Foto: Unsplash.

Para contestar a esta pregunta el entrevistado recurre a algo irrefutable: los datos. Así, nos menciona el estudio realizado por la consultora The NPD Group, que indica que en este 2022 la facturación de venta por delivery no disminuye.

En palabras de Jaime Martínez de Velasco: “No parece que el hecho de que la pandemia esté remitiendo esté teniendo un efecto directo en el mundo de la comida a domicilio, ya que antes de que llegara la pandemia este sector estaba teniendo un crecimiento muy fuerte”.

Otro de los problemas a los que se enfrenta este segmento del delivery es al escenario económico incierto que se presenta a corto plazo. En este sentido, el estudio mencionado por el CEO de la compañía también revela que pedir a domicilio no es uno de los primeros gastos en los que vaya a recortar el español medio, por lo que no duda en concluir: “En este contexto no parece que el delivery vaya a sufrir mucho”.

¿Quién está detrás de Cuyna?

Con la certeza de que al delivery le queda todavía mucho por recorrer en nuestro país, los emprendedores Jaime Martínez de Velasco, Ramón Servalls y Pablo Portillo trabajan día a día para que Cuyna se haga un importante hueco en el sector.

Cuyna
Ramón Servalls, Pablo Portillo y Jaime Martínez de Velasco, fundadores de Cuyna.

Cada uno de los fundadores cuenta con una experiencia distinta que, juntas, logran la combinación perfecta. Pablo Portillo cuenta con experiencia en el mundo legal y de la inmobiliaria.

“Es imprescindible para nuestro negocio para saber manejar las licencias, el suelo industrial, los arrendamientos…”, apunta Jaime Martínez de Velasco, que define al otro cofundador, Ramón Servalls, como “el emprendedor por naturaleza”, ya que ha formado parte activa en la creación de otras start ups.

Por su parte, Jaime Martínez de Velasco cuenta con una experiencia de cuatro años en Deliveroo, donde se encargaba del proyecto de cocinas virtuales, lo que, sin ninguna duda, le ha servido de gran utilidad a la hora de desarrollar Cuyna junto a sus compañeros.

El objetivo: democratizar el acceso a la restauración

Como ya hemos adelantado, Cuyna trabaja como intermediario entre restaurantes y clientes, y de esta manera, teletransporta marcas de restauración y democratiza el acceso a ellas desde diferentes puntos del país. Y eso lo consigue mediante acuerdos de colaboración y subcontratación.

“Las marcas nos enseñan todas sus recetas, nos presentan a sus proveedores, nos indican cómo gestionar la marca. Así, ellos se olvidan de estas operaciones y es nuestro equipo, en nuestras cocinas, quien llevan a cabo este proceso”, explica Jaime Martínez de Velasco.

Cuyna
Foto: Cuyna.

En este sentido, el CEO de la compañía destaca que, pese a que la subcontratación no es común en el sector de la restauración, esta aporta grandes beneficios a ambas partes. “Con este modelo los restauradores pueden enfocarse en lo que ellos hacen mejor, que es construir su marca, su base de usuarios, mejorar sus platos… Y olvidarse de toda la parte operativa, de expansión y de inversión, de la que nos encargamos nosotros”.

Al tratarse de exclusivamente servicio delivery, Cuyna tiene claro que a la hora de gestionar el reparto la prioridad es estar ahí donde el cliente esté. Para eso, apuestan tanto por un sistema de reparto propio como por colaborar con las grandes plataformas de delivery.

Todo con el fin de beneficiar al consumidor. Pese a contar con plataforma de reparto propia, con lo que todavía no se animan es con crear sus propias marcas, ya que alegan que es algo que no se han planteado a la hora de comenzar con el proyecto.

Marcas del sector que confían en Cuyna

Cuyna trabaja actualmente con diferentes enseñas de restauración que se dividen en tres grandes grupos.

El primero de ellos es el de los héroes locales, y así lo explica el entrevistado: “Son marcas muy conocidas localmente, que ha ganado premios y que son fuertes en el delivery. Por ejemplo, Junk Burger, Toro Burger o Urban Burrito”.

Carlos Maldonado Cuyna
Foto: Carlos Maldonado (Cuyna).

Por otro lado, están las marcas de personalidades públicas, en el que estaría El Círculo, la marca de hamburguesas creada por el ganador de Masterchef Carlos Maldonado.

En este grupo también se incluiría la marca de Luisito Comunica, un reconocido youtuber gastronómico que ha lazando su propia marca de hamburguesas recientemente.

El tercer grupo engloba grandes marcas internacionales. Aquí entra Wingstop, una multinacional americana especializada en alitas de pollo; y también la cadena inglesa de cafeterías Costa Coffee.

Perspectivas de futuro de Cuyna más allá de España

Para expandir la oferta gastronómica de estas y otras enseñas de restauración por España, Cuyna cuenta en la actualidad con 6 cocinas, que se ubican en Madrid (donde tienen tres), en Barcelona, Valencia y Murcia.

El reto de la compañía es abrir 17 dark kitchens antes de que termine 2023. “Nuestra idea es ir a las principales capitales de provincia, como Zaragoza o Sevilla, y también apostar por los barrios periféricos de Madrid”, explica Jaime Martínez de Velasco.

Además de trabajar en una expansión nacional, Cuyna también tiene en mente seguir creciendo fuera de España. “En 2023 queremos dar nuestros primeros pasos internacionales de reconocimiento y empezar por Italia y Portugal. Creemos que por cercanía geográfica y cultural podemos tener muy buen encaje con los clientes de estos países”, declara el CEO de Cuyna.

Una estrategia de crecimiento en marcha

Durante este verano, y con el fin de convertir en realidad este reto, la compañía ha cerrado una ronda semilla de 3 millones de euros, acompañada de hasta 20 millones en inversión inmobiliaria.

Esta ronda de captación de 3 millones de euros ha sido liderada por Big Sur Ventures y en ella han participado también Clave Capital, a través de Tech Transfer Agrifood (Heura, Cocuus) y el fondo VC portugués Shilling (Katoo, Kencko, Coverflex).

Cuyna
Foto: Cuyna.

Estos 3 millones de euros se destinarán a la expansión de la compañía y también a la búsqueda del mejor talento. De esta manera, desde Cuyna buscan incorporar a su plantilla (actualmente formada por 115 personas) a perfiles que cumplan tres cualidades: talento, esfuerzo y humildad.

Acerca de esta última cualidad, el CEO de Cuyna afirma: “Debe ser personas que sean capaces de mejorar y de trabajar en equipo. Hemos visto a gente muy inteligente y trabajadores, pero con demasiado ego. Y eso no funciona”.

Además, parte del dinero también irá al desarrollo de un sistema operativo propio que les permita “ser más rápidos, eficientes y precisos”, según señala el entrevistado.

Por otra parte, Cuyna ha alcanzado un acuerdo estratégico con Lift Asset Management, que supone la inversión de 20 millones de euros en activos mobiliarios. Esta operación impulsará el crecimiento de la compañía, que prevé sumar 23 cocinas antes de mediados del año que viene.

Nueva ronda para inversores independientes

Recientemente, la compañía ha abierto una nueva ronda de inversión, aunque esta vez es diferente, ya que la compañía ha abierto una pequeña parte de accionariado para que puedan participar inversores independientes que quieran apoyar el proyecto.

Esta campaña se desarrolla en Crowdcube, y en ella, los interesados pueden adquirir el porcentaje que deseen de la compañía, invirtiendo cantidades de mínimo 12 €.

“Lo hacemos porque en el corazón de muchas de nuestras decisiones están nuestros clientes, empleados, plataformas de delivery, vecinos y la sociedad en su conjunto. Al dejar una parte del capital disponible, estamos siendo coherentes con el impacto positivo que queremos causar”, apunta el CEO de Cuyna.

El impacto de las dark kitchens en la sociedad

Está claro que las dark kitchens tienen un impacto en la sociedad, y en muchas ocasiones este provocado grandes desventajas para los vecinos cercanos a estas ubicaciones.

Prueba de ello son las diversas controversias que han tenido lugar desde el auge de este tipo de negocios debido a malas prácticas por parte de diferentes operadores del sector.

cocina profesional
Foto: Daniel Nijland / Unsplash.

Acerca de este tema, Jaime Martínez Velasco, comenta: “Llevo siete años dedicándome a las dark kitchens y siempre hemos tomado medidas para ser respetuosos y que no haya un impacto negativo en la comunidad en la que nos implantamos. Esto lo hemos hecho creando salas de espera para los repartidores, contando con filtros de olores, asegurándonos de que las salidas de humo cumplen las normativas, presentándonos a los vecinos y teniendo con ellos una política de puertas abiertas para que conozcan nuestra actividad”.

Siguiendo esta política, en apenas dos años Cuyna ha conseguido consolidar su negocio sin tener que enfrentarse a grandes problemas. La clave para ellos ha sido saber ver el potencial que aún le queda a la comida a domicilio y trabajar en conjunto con la sociedad para desarrollar su actividad garantizando unas condiciones cómodas de trabajo y cuidando el entorno donde se ubican.

¡Más noticias sobre Cuyna aquí!